Sí… Creo que es posible.

Definitivamente creo que existe ilusión y esperanza, creo que una nueva política aun es posible, creo que la política con mayúsculas, aquella que ayuda a la gente de abajo, a los que más necesitan, aquella que mejora el bienestar de los ciudadanos de a pie, de los que generan riqueza a la sociedad, aquella política que muchos creímos que podríamos haber hecho con Podemos, aún es posible… Una política de izquierdas y progresista, una que intente ser amable y pactar en vez de enfrentar… Sí, creo que es posible.

Los que fuimos bautizados como los críticos de Podemos llevamos en la lucha por la recuperación de aquel ADN original, de aquella ilusión que nos levantó del sofá, de aquel espíritu del 15M adquirido en la lucha de nuestros derechos en la calle ya mucho tiempo… Pero a cada paso la actuación del partido nos escandaliza, a cada paso que avanzamos la desilusión en la gente que nos rodea es más grande, la desilusión de ver un partido que pudo ser la regeneración democrática de nuestro país, de un partido que nos prometió renta básica y plurinacionalidad, que nos hizo pensar que realizar un proyecto constituyente que regenerara nuestra democracia y acabara con el régimen del 78 era posible, aquel que tantas cosas fue prometiendo, no cumpliendo y justificando en el camino iniciado en el 2014… Esos denominados críticos a cada paso que damos encontramos más motivos para replantearnos que hacer el día siguiente.

Como Portavoz de la plataforma ciudadana Xuntos y del movimiento Podemos 15M participé de aquella brisa suave de esperanza que protagonizó en su nacimiento la plataforma de opinión y debate ACTÚA, porque nos ofrecía un espacio donde intentar unir sensibilidades de la izquierda, esa izquierda que siempre termina por pelear más entre ella que contra los verdaderos enemigos del capitalismo y del régimen del 78, esa plataforma nos hizo pensar que podríamos unir y supuso que muchos nos atacaran sin entender los motivos de nuestra participación, ni la filosofía de la plataforma, actuando una vez más de esa forma caníbal que caracteriza a nuestra izquierda… Pero aguantamos, creímos en este proyecto, y aquí estamos, en la tesitura de qué hacer ante la degeneración de nuestro partido de origen que cada día nos avergüenza más.

¿Es posible conseguir una nueva ilusión en la sociedad? Sí, yo creo firmemente que es posible, pero también creo que ya no lo es con Podemos. Podemos 15M nació cómo un estructura territorial Gallega para dar cabida en una organización política a los descontentos de aquel movimiento 15M en Galicia que habían creído en Podemos y se estaba luchando en un intento de regeneración cuando llegó nuestro particular 155 en Catalunya, atacando desde el centralismo a nuestro líder Catalán elegido democráticamente por las bases, y ahora llega la presunta corrupción en Alcalá de Henares… ¿Qué más podríamos aguantar?

No nos quedan argumentos de defensa, ya no nos vale con ser los críticos, ya no llega con luchar dentro, si seguimos en el barco infectado seremos parte de la enfermedad, necesitamos aire nuevo, aire fresco, y por eso nos vamos a sentar para replantearnos y repensar nuestra identidad, qué queremos, a dónde vamos y cómo hacerlo… Y ahí en la sombra, observándonos fijamente con una mirada amable, se encuentra ACTÚA, que nos dijo en su día mi casa es la vuestra, y que nos dice ahora, esta casa sigue siendo vuestra casa, estamos aquí para regenerar y unir, somos la nueva esperanza… Tenemos que sentarnos y decidir si abrazamos la ilusión, si nos agarramos a la esperanza.

En Podemos 15M nos damos un impase, queremos escuchar a la gente, queremos escuchar los susurros y no el ruido, queremos observar que dicen nuestros votantes, nuestras bases, queremos encontrar la fórmula adecuada de trabajar por los ciudadanos y para hacerlo queremos escucharlos. Aún no podemos adivinar cuál será nuestro destino, ese que decidiremos de forma asamblearia, ese que hablaremos entre todos, ese destino que nos hará tomar decisiones, decisiones que nos harán tomar caminos diferentes según vayan en uno o en otro sentido, pero al final de cuentas decisiones tomadas en base a lo que diga la gente, en base a las necesidades que demande el pueblo, y decisiones tomadas de una vez y por todas entre los de abajo y no dirigidas desde un despacho de Madrid. Decisiones no tacticistas, puede que arriesgadas, pero decisiones que nos harán tomar un camino decidido de forma común… Sí que existe esperanza, sí que existe ilusión, un futuro mejor aun es posible, una lucha común por el derecho de todos aun se puede conseguir, sólo nos harán falta acertar en el camino elegido, y mi opción personal, la que defenderé ante los que confiaron en mi para representarles como su portavoz será una decisión que vuelve a ilusionarme… Mi opción será ACTÚA.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Actúa

ACEPTAR
Aviso de cookies