Soy catalán y cuánto me gustaría oír decir por parte del que todavía considero mi pueblo, el pueblo español, en bloque y con una sola voz:

Cataluña y catalanes, todos los catalanes, todos: estamos con vosotros. Pero no para apoyaros en vuestro legítimo derecho a querer abandonarnos, que lo tenéis y nadie os lo puede negar. Si debe ser así, sea, lo aceptaremos, pero no es lo que queremos.

Os queremos con nosotros y queremos unirnos a vosotros, a vuestro clamor de protesta por lo acontecido y por lo que acontece, pues hemos entendido que no se puede seguir viviendo aletargados frente a lo que hace tiempo se viene dando en nuestra Tierra (también en la vuestra) y que nos ha dejado el País patas arriba y esquilmado y a sus gentes al borde del desamparo”.

Por fin hemos entendido que los nacionalismos, los programas basura sensacionalistas de algunas cadenas de televisión, la prensa partidista, las tertulias de pseudo intelectuales y politiquillos, tan sensacionalistas como los programas a que anteriormente he hecho referencia, o incluso el fútbol en ocasiones, sólo son las telas con las que tapan la corrupción y el crimen los que lo practican, aquí y allí.

Por fin hemos entendido que:

  • Es más que normal no querer seguir siendo gobernados por una banda criminal organizada. Cómo será de colosal el asunto, que hasta los medios de comunicación publican y emiten que el PP es una organización criminal.
  • Es más que normal no querer seguir siendo españoles, si eso supone tener que seguir viendo, sin poder remediarlo, cómo los saqueadores arrasan con todo y todos callan.
  • Mientras quienes deberían estar en la cárcel gobiernan, los que llevan sus opiniones un poquito más allá de donde el ruido deja de atenuarlas, hasta hace poco eran silenciados, ahora hemos avanzado una pantalla más y pasan a ser encarcelados.
  • La cárcel es para los criminales y no para los que piensan diferente que ellos.
  • Hay que ponerse en movimiento y si nos dejáis nos gustaría unirnos al vuestro.

Pero no, como hemos dicho antes, para ayudaros a iros sino para trabajar juntos en algo más grande que Cataluña y que la España que conocemos, que dicho sea de paso ahora es bien chiquitita. Para denunciar al gobierno que nos gobierna y para pedir al resto de formaciones que rompan el silencio y venzan al miedo que los atenaza, que expulsen a esa lacra de nuestro sistema y que por medios legales (siempre) repartan por las diferentes penitenciarías del Estado a todos los que de entre todos ellos lo merezcan, incluidos, por supuesto, el Presidente y por qué no SM no electa, y una vez limpiada y aireada la nueva España y restituido al pueblo todo lo robado, armar los cimientos de una República Española Plurinacional como no se hayan visto antes, con modificación profunda de la Constitución en primer lugar y con un cambio de paradigma encabezado por un programa social y medioambiental que haga crujir las cuadernas de la nave Tierra… Lo siento, estaba soñando, no lo puedo evitar. Quiero demasiado a esta patria mía como para verla de esta guisa. Duele.

¿A quién puede extrañar que, ante semejante panorama, aquellos que tienen la oportunidad de salvarse lo quieran intentar?, ¿quién les puede reprochar nada?

Si sólo bastarían los cuatro datos que recientemente circulan por los medios, bueno, que han circulado por breve espacio de tiempo, ya no, pero que ahí están, para querer poner fin a una relación tan traumática:

  • De los 60.000 millones prestados a la banca para su rescate, se atreven a decir sin ningún tipo de pudor que al menos 40.000 ya se han dado por perdidos. Y la banca sin dejar de arrojar beneficios año tras año, etc., etc., etc. Porque como cualquier otro turbio tema de las decenas que hay, la banca da para escribir enciclopedias.
  • Avisan de que van a saquear un poco más la bolsa de las pensiones retirando la insignificante cantidad de 4.000 millones. Que digo yo que deben pensar que qué más da, si total ya se han pateado el sistema de pensiones, ya no viene de los restos.
  • Anuncian que van a recortar un poco más la sanidad y la educación… sobran palabras.

Y así sin tregua, una tras otra y tras otra y en todos los frentes, sin excepción. La lista es tan larga y tan abrumadora que para describir la magnitud de los hechos habría que inventar palabras nuevas que nos golpearan con fuerza para ver si así llamaban nuestra atención, pues las que conocemos las oímos tan a menudo que pasa como a los que vivimos en la ciudad, que a fuerza de oír el ruido a diario y a todas horas ya no lo escuchamos y creemos ser inmunes, mientras sus efectos nos pasan silenciosa factura.

Es decir, que aprovechando la gran cortina de humo que genera el proceso catalán, siguen desmantelando el país y lo poco que queda de su sistema del bienestar, a marchas forzadas. Nos conducen hacia donde prefiero no pronunciarme porque son conjeturas y se sale de lo que establecen las normas de esta página, pero creo poder decir que entronca con muchas, si no con todas, las violaciones de los derechos humanos. Repito, opinión personal y conjeturas.

¿A alguien le extraña que algunos hablen de dictadura?, ¿acaso no lo parece?, ¿no lo es tácitamente?, ¿cuánto le queda para serlo abiertamente?

Solución urgente ya!!, que después estamos en lo de siempre, que llegamos tarde a todo y luego las medidas pasan por ser, cuanto menos, traumáticas y lo peor es que acabamos pagando los de siempre. ¿O no lo vemos? Pues blanco y en botella… y no es cola de carpintero, leche!!

Para quien guste de las emociones fuertes y no padezca de úlcera ni depresión y sepa contener su ira, más que recomendable la lectura detenida del reciente informe de Oxfam Intermón:

https://www.oxfamintermon.org/?gclid=EAIaIQobChMI9Jnwtq221wIVihbTCh0trgWXEAAYASAAEgI7i_D_BwE

Sólo otra de tantas. ¿Hasta cuándo?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Actúa

ACEPTAR
Aviso de cookies