De Laureano Oubiña a Julian Assange, pasando por personalidades como Augusto Pinochet o Rigorberta Menchú. Estos, y otros personajes históricos, tienen el denominador común de haber formado parte de la vida profesional de Baltasar Garzón. Una circunstancia de la que ha sido testigo directo María Garzón.

“El caso de Pinochet fue el primero en el que trabajé con mi padre. Acababa de regresar tras pasar un año en Estados Unidos, y le ayudé a traducir algunos textos importantes en la guardilla de casa”, confiesa María Garzón.

“Los textos llegaban en inglés y a última hora de la tarde porque el Gobierno de la época, el de Aznar, nos puso numerosas trampas para que no nos diese tiempo al trámite de los distintos actos procesales que se iban procediendo para la extradición de Pinochet. Pero lo conseguimos entre María, el traductor oficial y yo”, subraya Baltasar.

El rencor en la profesión judicial

¿Compartiría Baltasar Garzón mesa y mantel con algunos de los adversarios o enemigos que ha tenido durante su carrera judicial? ¿Y su hija María?

“En la profesión judicial no hay que ser rencoroso, hay que actuar con mente fría, aún así, según qué casos tendría que pensarlo muy mucho. Con alguien con quien sí me gustaría hablar es con el actual abogado belga de Puigdemont, que ha dicho muchas lindezas sobre mi relacionas con mi lucha contra ETA”, responde el ex ministro.

Puigdemont en Bruselas

Por último, como no podía ser de otra manera, Baltasar ha compartido su opinión sobre las últimas noticias relacionadas con el Procés: “Se ha jugado con los ciudadanos y ciudadanas de todo un país. Se han tomado decisiones muy precipitadas. Desde el punto de vista judicial también. Por ejemplo, el único órgano judicial competente en este caso es el Tribunal Supremo, y se ha acudido a la Audiencia Nacional para evitar la supuesta presión que sufren los jueces en Cataluña. Eso nos deja muy mal como poder judicial independiente y deja muy mal al Estado”.

Sobre la estancia de Carles Puigdemont en Bruselas, ha comentado: “no estoy de acuerdo con que se haya marchado, pero a la vez creo que es una jugada muy bien pensada con la que busca que se pronuncie el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

Publicada en CadenaSer.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Actúa

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: