La problemática actual de lo que está sucediendo en Cataluña me recuerda los años en que, con la existencia de un terrorismo atroz, la Comunidad Autónoma Vasca (EUSKADI) tuvo que pasar una larga travesía con un acontecimiento histórico que, por cierto parece olvidado, cuando entonces el Lendakari, Señor Ibarretxe, tuvo que presentarse en el Parlamento de España para defender el anhelo de una nueva EUSKADI.

Por aquel entonces recuerdo que la propuesta me pareció muy original, pues se planteó bajo las premisas de un nuevo Estado Asociado al Estado español, siguiendo una vía totalmente diferente al supuesto referéndum catalán y su declaración unilateral de independencia (DUI).

La verdad es que los partidos constitucionalistas tienen unos PRIVILEGIOS importantes por todos conocidos. Por cierto, qué malos son los privilegios, nos hacen ser injustos, irreflexivos y, lo que es peor, creer que como estamos en la posesión de la ley, la justicia y el estado de derecho, se deben arrinconar a las minorías y ponerlas contra la pared.

Hoy somos consecuentes del ayer, y mañana de lo elegido ayer y hacemos hoy. Bueno, pues aún así y todo, NO PERSEVERAMOS y volvemos a tropezar en la misma piedra.

Actualmente nuestros políticos no creo que estén en la línea más adecuada, y mira qué es fácil, parar reflexionar, meditar en profundidad, planificar y programar una salida con creatividad e imaginación, evitando toda la serie de problemas que estamos provocando entre todos, catalanes, españoles y europeos, y lo que es peor, nos engañamos y nos autodenominados todos europeos.

La salida al presente siempre se tiene que hacer mirando al retrovisor, es decir, al pasado, y visionando futuro. Con unos fiscales independientes, actuando con criterios de buena gobernanza y transparencia, otro gallo nos cantaría (hay tanto por hacer…). Así andamos, pegando bandazos.

Lo más  importante para los actuales partidos políticos son las próximas elecciones en Cataluña, no en tomar las medidas más eficaces para solucionar los problemas. Por cierto, lo más importante de la actuación política es que debe resolver los problemas de la ciudadanía convergiendo, las clases sociales, practicando justicia y solidaridad.

Gaspar Antolín Rodríguez.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Actúa

ACEPTAR
Aviso de cookies