Como republicano, español e internacionalista, y catalán, porque como decía entre otros el gran Paco Candel “catalán es todo aquel que, aún sin nacer en Catalunya, trabaja y vive en Catalunya y quiere ser catalán”, me siento moralmente con derecho a opinar sobre el denominado, por algunos políticos, el “procés” independentista, de cuya consecuencia han resultado encarcelados parte de los integrantes del Govern de Catalunya por vulnerar el Estatut de Catalunya y la constitución española, de la que fue ponente un destacado jurista miembro, entonces de CiU (el partido del 3%). Constitución que no comparto, pero acato, por imperativo legal.

Referéndum que no reunía suficientes garantías para todos los que integramos el pueblo catalán. A pesar de ello, muchos ciudadanos, algunos muy mayores, se creyeron lo que le contaban desde el Parlament (CiU, ERC y CUP), por lo que fueron maltratados y heridos por la policía y por el único delito de llevar en la mano una papeleta de voto. ¡¡¡Bien podía, la Sra. Forcadell,  haber declarado a finales de septiembre, lo que declaró en noviembre el T. Supremo!!! Qué  lástima de golpes y pelotazos de goma que recibieron aquellos que se creyeron la broma del Parlament.

Las injustificadas cargas policiales dieron lugar a la reacción de una parte importantísima del pueblo catalán y la excusa al Govern para, de forma ilegal, autoritaria y al margen de una importantísima parte de ciudadanos, declarar una supuesta independencia y república de derechas que dio la excusa perfecta al  PP, el partido más corrupto de Europa, para encarcelar a unos gobernantes, que se creyeron por encima del bien y del mal, y con ello tapar los casos de corrupción y las sentencias que se están dictando y las que están a punto de que se dicten, condenando, y que condenarán, a muchos políticos y altos cargos corruptos del PP,  por esos “supuestos” delitos.

Políticos corruptos (incluidos los de la “independiente CiU”) que, la mayoría, gozan de entera libertad (algunos, a pesar de ser condenados, viven en Suiza) y otros, escondiendo su patrimonio para no devolver lo apropiado indebidamente. De todas maneras, hay que sorprenderse, a estas alturas, que la población se escandalice de las tropelías que comenten muchos dirigentes y altos cargos del PP, corrompiendo y haciéndose multimillonarios. No olvidemos de dónde provienen la mayoría de ellos: hijos y nietos de gerifaltes al servicio de un dictador sanguinario, que murió sin que los antifranquistas pudiéramos llevarlo ante la Corte Penal Internacional, para que respondiera de crímenes de lesa humanidad.

Ante los encarcelamientos, el indignado pueblo catalán salió y sigue saliendo a la calle a pedir la libertad de quienes denominan presos, calificados como políticos. Calificación en la que están interesadas las élites políticas catalanas y especialmente ERC, incluido mi convecino y respetado Joan Tardá, antiguo militante del PSUC en el Baix Llobregat, que no se si los califica así porque lo cree, o porque es el argumentario de su partido. Decir que el ex vicepresident Junqueras es un preso político es faltar a la verdad e insultar a todos aquellos presos políticos antifranquistas, condenados a muerte, y amnistiados después de 30 años de cárcel franquista, y a los cientos y cientos de trabajadores, de nuestra Comarca, presos políticos por pedir LIBERTAD SINDICAL. Creo que la diferencia entre estos presos políticos antifranquistas y los miembros del Govern es abismal.

PRESO POLITICO es aquél que es encarcelado por luchar, con todos los medios a su alcance, incluidos los violentos, contra una dictadura criminal.

De todas maneras, considero una injusticia el encarcelamiento del Govern, legalmente constituido, por declarar una “independencia y república” que, según la Sra. Forcadell, no tenía validez alguna.  

Los dirigentes políticos, de derechas y burgueses, les han dicho a los trabajadores catalanes que la independencia del resto de trabajadores españoles y del mundo es la panacea, cuando el Capital, la Banca y los oligarcas  se unen a nivel mundial. ¡¡¡Qué manera de engañarles!!! Si tenemos en cuenta que, incluso unidos a nivel Estatal, a la clase obrera y al pequeño empresario se le están quitando los derechos y mejoras conseguidas tras largos años de lucha, ¿qué pasará si la parte más débil de la sociedad nos independizamos? Tengamos en cuenta la máxima de que se cazan más conejos que leones, porque los leones se defienden y los conejos no.

Nos han vuelto a convocar a elecciones al Parlament de Catalunya. Tenemos la oportunidad de enmendar nuestro error a la hora de elegir el voto y expulsar de la política a los corruptos y sinvergüenzas, para acabar con el paro y la desigualdad social. Pensemos a qué parte de la sociedad pertenecemos y obremos en consecuencia a la hora de votar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Actúa

ACEPTAR
Aviso de cookies