Además de ser un acuerdo muy poco ambicioso, trata de externalizar un problema e impulsa la solidaridad como pilar de UE solo sobre papel mojado

Madrid. 30 de junio de 2018.

Conscientes de que la cuestión migratoria es uno de los grandes retos de la Unión Europea (UE), la dificultad para alcanzar un acuerdo esta semana entre sus líderes -acuerdo vago, de mínimos y que deja en papel mojado la apuesta por el principio de solidaridad- ha ejemplificado el peso xenófobo de la actual Unión.

Actúa lamenta que los líderes de la UE solo hayan conseguido ponerse de acuerdo en la voluntariedad de escasas medidas para abordar el flujo de migrantes que llegan a las fronteras europeas. Por un lado, el acuerdo sobre los llamados centros controlados en los países miembros, a creación de aquellos que así lo consideren y en los que se clasificarían a los migrantes, devolviendo a sus países de origen a aquellos que se muevan por razones económicas y reubicando al resto en los estados miembros que se ofrezcan. Por tanto, una decisión basada en el teórico voluntarismo acogedor de los países.

Otra de las decisiones que también quedan en el aire por su carácter “exploratorio” es la creación de plataformas de desembarco de inmigrantes en la orilla sur del Mediterráneo. Para Actúa, esto supondría delegar la responsabilidad europea en terceros, externalizar el problema y, en la práctica, extender el polémico acuerdo con Turquía a otros países del Norte de África con el objetivo de que las personas migrantes no lleguen a cruzar el Mediterráneo, se las retenga y devuelva antes de alcanzar suelo europeo.

Además, estos centros, inspirados en los de las islas de Nauru y Manus (Papúa Nueva Guinea), donde Australia regentaba sendos centros de procesamiento de demandas de asilo, han sido reiteradamente denunciados por ONGs y organismos internacionales por sus reiteradas violaciones de los derechos humanos. Es decir, la UE se apuntaría así a una controvertida política exterior.

Frente a estas decisiones, que no quedan en firme dado su carácter voluntario o de naturaleza a estudiar, Actúa considera necesario que la UE anteponga el principio de solidaridad y el respeto a los derechos humanos y establezca vías seguras para la migración y políticas de cooperación que firmemente apuesten por el asilo a los refugiados. Cuando habría que actuar con políticas claras de diplomacia y previsión de conflictos, la UE titubea, se inclina por dar gusto o sucumbir al chantaje de las demandas xenófobas de gobiernos como el italiano. Mientras, miles de personas viven en una situación de esclavitud, de guerra devastadora, o pierden la vida en aguas mediterráneas. Esas vidas vulnerables también han de pesar en la conciencia europea ante la inacción de los estados miembro.

Hay que destacar que en la cumbre europea también se decidió apoyar financieramente (y por otras fórmulas) los esfuerzos de los Estados Miembros, especialmente España, y los de los países de origen y tránsito, en particular Marruecos para impedir la inmigración ilegal. Se desbloquea un nueva transferencia a Turquía y se habilitan 500 millones para otros países que colaboren con la UE. Los líderes de la UE reafirman su política exterior basada en la militarización, fortaleciendo su compromiso con la OTAN, aprobando 1.000 millones en subsidios a las empresas armamentísticas en el marco del Programa Europeo de Desarrollo Industrial en Defensa (EDIDP, por sus siglas en inglés) y el Fondo de Defensa Europea.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.Actúa politica de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies