Por fin, los científicos advirtiendo a la gente de la necesidad apremiante de detener, antes de que sea demasiado tarde, el grave deterioro de la habitabilidad de la Tierra.

¡Por fin, los más conscientes de la urgencia de los cambios radicales a los que “los mercados” se oponen sin pensar en el error histórico que cometerían las generaciones presentes si dejaran como legado a las venideras un planeta desvencijado e irreparable!

La gente espera “la irrupción de los intelectuales”, como escribí el 21 de abril de 1988:

“Indemne estoy en apariencia

pero muy herido.

No me cabe en la cabeza

tanto olvido

del hermano

solo, aislado,

ignorante,

hambriento,

mientras aquí reverenciamos

al dinero,

al banquero,

al general

saludo militar,

saludo militar,

saludo militar…

todos de uniforme,

todos uniformes,

marcando el paso,

marcando el paso.

Desde los grandes ventanales

se sigue atentamente

nuestro tímido aleteo,

mientras la calle espera

la irrupción de los intelectuales

y el ave de la paz

no halla su nido”.

Entonces, como ahora –pero ahora ya inaplazable- era necesario reconocer la igual dignidad humana y basar en este fundamento ético nuestro comportamiento cotidiano.

¡Ciencia y conciencia!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Actúa

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: