No es un referéndum ni tampoco una movilización sin más. Es una consulta de parte y sin garantías que no puede ser reconocida ni apoyada desde una izquierda que defiende un estado federal.

Izquierda Abierta quiere manifestar su absoluto desacuerdo con la consulta unilateral del próximo 1 de octubre en Cataluña porque no estamos ante un referéndum ni ante una simple movilización sino ante una consulta unilateral de un sector de la sociedad catalana, los independentistas, que excluye al resto.

No se trata, por tanto de una movilización tan legítima y democrática como cualquier otra, se trata de un proceso (de)constituyente unilateral y excluyente. La izquierda, partidaria históricamente del federalismo como fórmula para integrar los distintos territorios y naciones del estado español, no puede convocar, participar o alentar este supuesto referéndum para la independencia de Cataluña . Tampoco sumarse a la deriva de vetos y penalizaciones de la derecha. Nuestra propuesta es clara: Negociación política, participación democrática y federalismo.

Al contrario de lo que algunos expresan ese tipo de convocatorias no nos acercan a la república ni al socialismo, más bien nos alejan del ideal integrador e igualitario de la República y divide a las fuerzas de la izquierda. Los nacionalismos catalán y español se retroalimentan en detrimento del federalismo y de las clases populares.

El camino es denunciar la secesión unilateral y apoyar el pacto político, el desarrollo federal y la consulta legal con garantías. Nuestra aspiración es construir un nuevo marco de convivencia, más plural y federal mediante el diálogo y la consulta porque lo uno sin lo otro es apostar por el enfrentamiento, la división y la amputación de España y de Cataluña.
Porque tan malo es negar la cuestión catalana en España como suprimir la cuestión española en Cataluña. Dos negaciones excluyentes. Cataluña y España son identidades y realidades plurales construidas a lo largo de siglos de convivencia y esa es su riqueza.

Izquierda Abierta manifiesta también su total desacuerdo con las tentaciones de respuesta judicial y penal ante los retos que un asunto político demanda. Sobran cirujanos en la política española y falta diálogo.

Entre la conllevanza orteguiana y el independentismo hay un amplio espacio para la política y el pluralismo, el pacto y la consulta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Actúa

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: